TLALTENANGO, ZAC.- El Palacio Municipal, revestido de cantera rosa, se yergue imponente a media ciudad en la plaza principal enmarcada, como en casi todos los municipios en Zacatecas, por un jardín y un templo católico (aquí dedicado a Nuestra Señora de Guadalupe), también de cantera rosa.

La modernidad llegó a Palacio Municipal de forma casi silenciosa y escondida en forma de internet, de telefonía móvil y computadoras, pero se hace más evidente cuando se observa a lo alto con detenimiento y se ven las celdas solares que abastecen de electricidad a la gente que ahí converge.

Ahí, en la oficina principal, con balcones desde donde se ve el kiosco plateado, los arbustos cuyo follaje dan forma igual a grandes pájaros que a dinosaurios y mariposas, el joven presidente municipal, Miguel Ángel Varela Pinedo, habla con orgullo de la Feria Migrante.

 “Esta es la cuarta edición de la Feria Migrante, la 2019-2020”, mencionó al hacer el recuento de que a su llegada como alcalde, transformó las tradicionales fiestas de diciembre en un homenaje a los tlaltenalguenses que desde el otro lado de la frontera generan ingresos para ellos mismos allá y para los que dejaron acá.

Es en esta época en la que cientos de paisanos retornan a sus comunidades a pasar las fiestas decembrinas con sus familias, por lo que el joven político visualizó estos meses como los idóneos para rendir ese merecido homenaje a los eMigrantes que regresan a su tierra, dándoles un espacio de esparcimiento y convivencia para ellos y sus familias.

Calcula que durante la feria acuden entre cinco mil y siete mil personas originarias de Tlaltenango que vienen desde Estados Unidos, pero también vienen paisanos de municipios vecinos, sobre todo de Huanusco, Jalpa y Atolinga, sumando otras cuatro o cinco mil personas.

No buscamos generar ganancias, lo que se ingresa se gasta para tener una fiesta de calidad. La derrama económica se ve en las calles, en los hoteles, en los negocios que tienen en esta temporada las ventas más altas de todo el año”, acotó.

Sin embargo, la festividad y la alegría deja dólares que se convierten luego en pesos que circulan no sólo en Tlaltenango, la ciudad que da nombre al cañón que la alberga y es punto estratégico comercial del sur de Zacatecas; el dinero que deja la Feria Migrante dará vida económica a toda la región.

Se estima que sólo la recién concluida festividad dejará una derrama económica de unos 15 millones de pesos, es decir, se apresura a destacar el alcalde “casi cinco veces lo que se invirtió en ella”.  

Para hacer la feria se invierte inicialmente un millón de pesos, entre ingresos del municipio y la aportación de Gobierno del Estado, “posteriormente se ingresan poco más de dos millones de pesos durante su preparación y desarrollo”, explicó Varela Pinedo.

Tlaltenango eMigrante

Tlaltenango tiene una antigua tradición eMigrante. Desde tiempos ancestrales sus pobladores salen de sus ranchos y pueblos a hacer su vida más allá de la frontera norte; a veces inspirados y apoyados por familiares directos, otras para buscar fortuna por su cuenta igual que sus amigos o conocidos.

La eMigración es tan común, que resulta atípica una familia en Tlaltenango que no tenga al menos un pariente en Estados Unidos.

El mismo alcalde tiene nexos en Estados Unidos, va y viene cuando lo necesita y tiene familiares directos del otro lado de la frontera:

“En mi familia también somos eMigrantes. Mi padre fue bracero, dos de mis hermanos, Alfredo y Joel, nacieron allá, y aún viven en el norte, en Kansas City, ya tienen 25 años allá, nos visitan cada año”, dijo el gobernante

De acuerdo con los resultados del Censo de Población y Vivienda de 2010 llevado a cabo por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), la población total de Tlaltenango de Sánchez Román asciende a 25 mil 493 personas (12 mil 470 hombres y  13 mil 23mujeres); se estima que al menos el doble de tlaltenanguenses radican en EU.

Vareala Pinedo dio a conocer que sus paisanos, en su mayoría, están ubicados en California —en el área de Los Ángeles y San Francisco—, en las ciudades de Chicago, Dallas, San Antonio, Houston, en Atlanta y en otros lugares más con menos presencia.

La Feria del Migrante

Durante poco más de dos semanas (del 26 de diciembre de 2019 al 4 de enero de 2020) la Feria del Migrante ofreció una gran variedad de eventos: una comida a los eMigrantes, corridas de toros, charreadas, eventos deportivos, cómicos, espectáculos para niños,  arrancones de un cuarto de milla (único municipio que tiene pista de arrancones) peleas de la MMA,  y el teatro del pueblo en el que desfilaron artistas de la talla de Moenia, Marco Flores y la Jerez, Banda Machos y Ulices Chaidez, entre otros.

La feria finalizó oficialmente el sábado 4 de enero, pero  aún hubo eventos el domingo como el espectáculo de Los Enanitos Toreros y un encuentro deportivo entre el equipo de futbol de Leyendas de Las Chivas contra un equipo local.

De acuerdo con reportes oficiales, la feria tuvo un saldo blanco al no registrarse ningún homicidio. Varela Pinedo  informó que durante la festividad, hubo coordinación entre las diversas corporaciones de seguridad que tiene presencia en el municipio, entre las que destacan el 53 Batallón de Infantería, las policías de Taltenango y municipios vecinos, la Policía Federal y Tránsito del Estado, entre otros.