El Instituto Guatemalteco de Migración (IGM) reveló que junio de 2019 reportó el mayor número de centroamericanos deportados por tierra de suelo mexicano a Guatemala desde 2010, en concordancia con el pacto adoptado ese mes por Estados Unidos y México sobre aranceles y migración tras una intensa presión de la Casa Blanca.

Estadísticas del IGM mostraron que junio de 2019, con 22 mil 111, fue el mes con más personas oriundas de Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua expulsadas de México a territorio guatemalteco desde 2010.

El fenómeno coincidió con la decisión que Estados Unidos y México firmaron en junio en Washington, cuando la Casa Blanca desistió de imponer aranceles a las exportaciones mexicanas y, a cambio, el gobierno mexicano aceptó desplegar la Guardia Nacional para contener las corrientes migratorias irregulares a suelo estadounidense.