Monseñor Edgar Moreira Da Cunha, obispo de Fall River, Massachusetts, afirmó que la Iglesia Católica en los Estados Unidos ha sido siempre una Iglesia de migrantes.

Participa en la visita ad limina que realizan todos los obispos, cada cinco años, al Papa, para dar a conocer la situación eclesial, social y cultural que viven en sus países.

Monseñor Moreira es miembro del Subcomité de los migrantes, refugiados e itinerantes de la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos. Refiriéndose al tema del papel de los migrantes en la sociedad estadounidense subrayó que los migrantes europeos “fueron los primeros que llegaron aquí, fueron los que construyeron la Iglesia, no solamente los edificios, sino la vida y la cultura católica que existe en los Estados Unidos”.

🔊▶ #DalePlay Escucha las palabras de Monseñor Edgar Moreira Da Cunha, obispo de Fall River, Massachusetts

El Obispo puso en evidencia que en la actualidad el país vive un movimiento migratorio procedente de América Latina, África y Asia. Subraya una particularidad: “Son personas que vienen para construir una vida nueva, para construir una familia. Muchos de ellos vienen de situaciones muy difíciles: políticas, económicas, sociales, de persecución, de muchas dificultades que tienen para sobrevivir y poder tener una vida nueva. Ellos no vienen para destruir una sociedad y una cultura.  sino para contribuir, añadir a la cultura y a la vida que existe en este país”.

Monseñor Moreira afirmó que el país, habituado a abrir las puertas a los migrantes, vive un momento difícil: “Hay personas que creen que los migrantes no deben ser aceptados, no deben ser bienvenidos”. Él, y la comisión en la que participa creen que “el país crece con la presencia y ayuda de los migrantes”.