TEXAS.- El paisaje se tornó blanco en el horizonte texano. Lo que al principio fue un espectáculo que disfrutaron, sobre todo los más jóvenes, se fue tornando desesperanzador y angustiante tras 11 días de nieve, frío y escasez de alimentos.  

Los hijos de Adriana Valadez Almaraz, originaria de Villanueva, Zacatecas, vieron  por primea vez la nieve en San Marcos, Texas, el sábado 13, y la diversión empezó como un espectáculo a la vista, luego al sentir la fría humedad de la blanca y suave nieve entre sus manos.

Para el lunes 15, ya los apagones empezaban hacer estragos, porque no había forma de calentar las habitaciones con calefacción y las carreteras eran inaccesibles por el hielo, así que los alimentos e insumos en general empezaron a escasear por todo el estado.

El sábado 20,  presidente Joe Biden emitió una Declaración de Desastre Importante para Texas, con lo que desbloqueó más recursos federales para ayudar al estado tras las nevadas que iniciaron el 11 de febrero y que en algunos lugares continúan y temperaturas congelantes que alcazaron hasta -18 grados centígrados (-0.4 fahrenheit).

En Dallas las temperaturas bajaron hasta -18 grados centígrados (-0.4 grados fahrenheit). (Foto: Cortesía Paco Reveles)

Ya la noche de domingo 14, el Presidente había declarado Emergencia Meteorológica por la peor tormenta invernal de los últimos 30 años; pero con la Declaración de Desastre Importante, la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias proporcionará más recursos y asistencia  como seguro complementario para ayudar a los damnificados con costos no cubiertos.

Sin embargo, Adriana Valadez dice que aunque haya ya Declaratoria de Desastre Importante, para, entre otras cosas, reparar viviendas, dice que los recursos están, pero que no hay materiales y que, al menos en San Marcos, hay una cantidad no específica de casas que necesitan arreglos porque las tubería de gas y agua se reventaron o con techos colapsados.

Y aunque celebra que ya no ha nevado, dijo que aunque están trabajando en reestablecer todo de manera eficaz a la brevedad posible las tiendas se quedaron sin nada, “por qué todo lo que venía con destino a Texas desgraciadamente no llegó por las inclemencias climáticas. Persiste la escasez de alimentos”.

Específicamente mencionó que no hay leche, las carnes frías agua, tortillas y el pan. Y para conseguir algo, deben hacer largas filas.

Hay filas para comprar productos de la canasta básica (Foto: Cortesía Adriana Valadez)

En Cleburne las cosas no son mejores aunque ya desde el viernes 20 dejó de nevar.

María Márquez, originaria de Zacatecas capital, dice que “el clima mejoró un poco en Cleburne, por eso las carreteras están sin tanto hielo”.

“Las tiendas están abiertas, pero no hay leche, tortillas, pan, verduras, entre otras cosas y si encuentras leche hay límite por persona al igual que las aguas sólo dejan (comparar) un paquete por persona”, tras hacer largas filas, dijo.

Desde que empezó a caer aguanieve, el sábado 13, para Paco Reveles las cosas ya no pitaron bien. “Nos espera tiempos difíciles”, predijo, “ ya tenemos 4 días con temperaturas congelantes”.

El emigrante, originario de Villanueva, Zacatecas y radicado en Dallas, dijo explicó que “estamos pasando un momento muy desagradable porque no estábamos preparados, ni el condado estaba preparado.

“Por tanta nieve ha habido muchos accidentes; mucha gente ha perdido la vida en esos accidentes porque la nieve no da tregua”, lamentó. También en Dallas hay escasez de alimentos y apagones continuos y los más grave, dijo Paco “es que esto todavía va para largo porque se avecina un nuevo frente frío”.

Desabasto de alimentos en Cleburne. (Foto: Cortesía María Reveles)